Superar los ataques de pánico o crisis de angustia

Ataques de pánico o crisis de ansiedad o de angustia

Un ataque de ansiedad, también llamada ataque de pánico o crisis de angustia, es un momento de miedo y angustia intensos, acompañados de síntomas físicos y mentales muy desagradables y devastadores. Los síntomas más habituales son:

  • Síntomas cognitivos y emocionales: miedo, bloqueo, necesidad de huir, temor a morir, a perder el control, desorientación, confusión, sensación de extrañeza o irrealidad.

  • Síntomas físicos: taquicardia, palpitaciones, dificultad para respirar, sudoración, vista que se nubla, mareos, nauseas, sensación de nudo en el estomago, sofoco, temblores, hormigueo.

Una vez finalizado la sensación de malestar intenso, la desorientación o inseguridad puede durar durante varias horas, aunque no con la misma intensidad que durante el ataque.

La primera vez suele aparecer de forma imprevista por alguna situación de estrés o malestar en la vida de la persona que generalmente se puede identificar, pero a veces no.

El problema de ansiedad  se produce porque este primer suceso de pánico o angustia genera en la persona un temor a que vuelva a ocurrir  y un estado de alerta  y de control  que provocan que el miedo intenso vuelva a repetirse ante determinadas situaciones. La persona  entra en un circulo que se retroalimenta y aumenta en intensidad: los pensamientos de temor, más o menos conscientes, generan unas sensaciones físicas de miedo (palpitaciones, aumento del ritmo cardiaco, hiperventilación) que aumentan aún más los pensamientos de miedo y por tanto las sensaciones desagradables y el sentimiento de descontrol  y temor intenso.

El principal problema de los ataques de pánico es cuando se vuelven más frecuentes y el miedo va afectando a la persona que empieza a evitar lugares o situaciones o a pedir ayuda porque se siente incapaz de ir o  hacer cosas sólo. Estas reacciones contribuyen a empeorar el problema porque le hace sentir más incapaz y temerosa, aumentando su miedo y generando lo que se denomina agorofobia.

Ataques de pánico o crisis de angustia continuación

 

Agorofobia

 

La agorofobia es un miedo intenso o ansiedad elevada a situaciones en las que sentimos que ante una crisis de pánico no vamos a encontrar ayuda o no vamos a poder salir o escapar. Se genera miedo a estar sólo ya que nadie nos puede ayudar en caso de necesidad  o miedo a estar en lugares que no creemos seguros porque es difícil o embarazosos salir o escapar como transportes públicos, autopistas, sitios con mucha gente o multitudes como un centro comercial, en la cola de un supermercado, cines, conciertos, reuniones.

Habitualmente se asocia a una primera situación en la que se desencadenó una crisis de ansiedad de forma súbita, y ante el temor de que vuelva a repetirse, se genera un estado de alerta y de ansiedad y control de las sensaciones corporales.

 

Este miedo lleva a la persona a evitar este tipo de situaciones o a la necesidad de estar acompañado para tener la presencia de alguien que pueda ayudarlo. Empezando a provocar limitaciones importantes en su vida y afectando en sus relaciones. La persona empieza a sentirse dependiente de la ayuda de personas cercanas como pareja, familia y a evitar salidas, situaciones sociales.

Ante esta situación, que puede empezar a ser muy invalidante, es muy necesario que la persona se haga más consciente de los mecanismos del miedo para empezar a gestionarlo de otra manera. Y, lo que es más importante, ayudarla a cambiar su experiencia con respecto a su miedo que se ha vuelto irracional. 

Tratamiento para superar los ataques de pánico y agorofobia

La ansiedad es un problema que se puede desbloquear y resolver con bastante rapidez.

Con la terapia breve estrategia los problemas de miedo y ansiedad se resuelven en pocas sesiones y de forma eficaz con resultados exitosos en un 95% de los casos.

Se trabaja el cambio de percepción de la persona a través de su propia experiencia. Nosotros como profesionales podemos informar y explicar que un ataque de ansiedad no le va a generar problemas físicos o de salud, es muy desagradable pero no entraña peligro. Pero lo más importante es que la persona pueda experimentarlo ella misma a través de tareas y ejercicios, porque es su propia experiencia la que le ayudará a cambiar su percepción, sus pensamientos y reacciones de temor.

Le acompañamos en este proceso que nos permitirá desbloquear los mecanismos que están manteniendo el problema:

  • Observación e intento de control de sus propias reacciones físicas y psíquicas

  • Las conductas de evitación y de petición de ayuda

Para poder hacerlo de forma gradual y respetando el ritmo que cada uno necesita.

 

Si tienes un problema de ansiedad, merece la pena darte una oportunidad para aprender a resolverlo