Superar la depresión

La tristeza es una emoción innata y natural del ser humano ante situaciones de pérdida, dolor, situaciones negativas. La pérdida de un ser querido, una ruptura de pareja o un fracaso laboral pueden dar lugar a un sentimiento de tristeza, afectandode forma importante a nuestro estado de ánimo.

Se habla de tristeza patológica cuando esta emoción perdura en el tiempo y es de gran intensidad.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo en el que además de tristeza patológica, se presenta también una pérdida acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades. La persona con depresión se aísla de los demás, ya que no encuentra placer en las relaciones

sociales. Se vuelve incapaz de afrontar su día a día,  no encuentra la motivación que necesita para actuar, por lo que se encierra en un círculo vicioso de inactividad que alimenta el estado de ánimo depresivo, llegando incluso a costarles las tareas más sencillas como levantarse de la cama, vestirse, etc. Empieza a

pensar negativamente sobre sí misma, sobre el mundo y sobre su futuro.

 

La persona se encuentra rendida y en un estado de renuncia para afrontar la vida. 

 

Los síntomas más comunes de lo que se denomina Depresión Mayor son:

  • Estado de ánimo de profunda tristeza con decaimiento durante gran parte del día o en su totalidad. Sensación de vacío.

  • Apatía, pérdida de interés por las cosas y por los otros. Dificultad para disfrutar de actividades y relaciones sociales.

  • Sentimientos de inutilidad y de culpa. Impotencia y desesperanza hacia el futuro.

  • Irritabilidad, ansiedad.

  • Alteraciones del ritmo del sueño (generalmente insomnio) y de la alimentación (aumento o disminución de peso).

  • Pensamientos negativos recurrentes sobre uno mismo, sobre el mundo y el futuro. Pueden darse pensamientos de muerte o ideas suicidas.

  • Disminución de la autoestima y sensación de desvalorización.

  • Fatiga, astenia, falta de energía. Agitación o movimientos lentos.

  • Dificultad para concentrarse, pérdida de memoria.

Cuando la depresión es severa, la persona puede tener ideas suicidas recurrentes, puede pensar que los demás estarían mejor si se suicidase, que no se ve con fuerzas para afrontar la vida o que su sufrimiento es interminable.

Causas de la depresión

Las causas de la depresión pueden ser múltiples y suelen estar relacionadas entre sí. Podemos encontrar causas bioquímicas, genéticas y/o psicológicas:

  • Bioquímicas: niveles bajos de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina inciden en el estado de ánimo bajo o depresivo.

  • Genéticas: el factor hereditario también influye dándose una mayor predisposición en personas con antecedentes familiares de depresión.

  • Psicológicas: hay rasgos de personalidad con mayor tendencia a sufrir estados depresivos como la baja autoestima, la preocupación o miedos excesivos, negatividad, una sensibilidad extrema, etc

  • Si bien las causas más comunes son la exposición a situaciones conflictivas,

  • traumas, muerte de un ser querido, pérdidas importantes, enfermedades, etc. 

 

Como superar la depresión

La terapia para la depresión se enfoca en acompañar y ayudar a la persona a:

  • Comprender el estado en que se encuentra y las causas que le han llevado a él para poder superarlo.  La persona que pasa por una depresión muchas veces se siente incomprendida por las personas de su entorno que no entienden porque está así e intentan empujarla a qué haga algún esfuerzo para salir de ese estado, sin darse cuenta que no es un mero problema de falta de voluntad

  • Acoger y elaborar los sentimientos y emociones difíciles que se dan, además de la tristeza pueden haber sentimientos de decepción, frustración, rabia, impotencia que necesitan transformarse para recuperar una mayor estabilidad emocional

  • Trabajar los pensamientos y creencias negativos que alimentan este trastorno y que llevan a la persona a la renuncia y la desilusión.

  • Poder iniciar hábitos más saludables como el descanso, alimentación, ejercicio físico, actividades que puedan suponer un estímulo para la persona y le ayuden en su estado de ánimo y nivel de energía.

Puedes superar tu estado depresivo. Déjame que te ayude.